CONSEJOS PARA PLANEAR LA INCORPORACIÓN DE UN NUEVO EMPLEADO

Cuando un nuevo empleado llega a la oficina no todo tiene que ser papeleo, conocer a los otros empleados, dar un tour por la oficina para ver las instalaciones o leer la visión de la empresa. Todo esto es necesario, pero también es necesario hacer que el nuevo empleado se sienta bienvenido, a gusto y como en casa. Si seguimos estos sencillos pasos para dar una buena primera impresión a los empleados que acaban de llegar, será beneficioso para nuestra empresa porque incrementará su lealtad y resultará en una mayor retención de trabajadores.

1. CONTAR CON UNA ESTRATEGIA DE BIENVENIDA
El simple hecho de tener una estrategia de bienvenida puede incrementar las posibilidades de retención de empleados en un 25% y mejorar su desempeño en un 11%.

Aquí tienes unos puntos a seguir antes de la llegada del nuevo empleado y durante sus primeros días:

Preparación antes del día de llegada. Tener los documentos necesarios para firmar el primer día de trabajo o saber qué lugar va a ocupar el nuevo empleado, por ejemplo.

  • Bienvenida: apoyar el ingreso del nuevo empleado a la empresa en forma cordial, invitándole desde el inicio a sentir confianza, gusto y compromiso.
  • Firma del contrato: establece el compromiso formal de trabajo. Leerlo con el nuevo integrante es importante para asegurar que el empleado haya entendido con claridad cada uno de los puntos y especificaciones.
  • Información sobre la cultura organizacional de la empresa: aunque sea una Pyme, se debe de contar con un texto que explique cómo empezó la compañía, quiénes la integran, cuál es la misión y la visión de la empresa, y qué tipo de negocio es.
  • Políticas generales: horario, día, lugar y hora de pago; políticas de ausencia laboral; vacaciones y días festivos; normas de seguridad; áreas de servicio para el personal; reglamento interior de trabajo y actividades recreativas de la empresa.
  • Presentaciones: con el supervisor o jefe directo, con los compañeros de trabajo y con los subordinados (en su caso).
  • Ubicación del empleado en su puesto de trabajo: objetivo del puesto, labores a cargo del empleado, cómo espera la empresa que el empleado desempeñe su trabajo y con otros puestos con los que tendrá relación.
  • Introducción a las herramientas que se usan: Explicarle en qué va a consistir su trabajo exactamente y donde tiene las herramientas necesarias para desempeñar sus tareas y cómo funcionan, si todavía no lo sabe.
  • Orientación en la oficina: Mostrarle la oficina y las zonas comunes.
  • Evaluar la experiencia del empleado: una vez finalizada la bienvenida y hacerle un seguimiento durante los próximos meses.

2. ORGANIZAR UN PEQUEÑO EVENTO DE BIENVENIDA
Si no se trata de un empleado con un puesto muy relevante, deja que el resto de compañeros organicen un pequeño evento de bienvenida. Recibir al nuevo compañero en un ambiente relajado y distendido le ayudará a integrarse y a ver el equipo con buenos ojos. No lo veas como una pérdida de tiempo y productividad. La verdad es que será una gran inversión.

3. ASIGNAR UN TUTOR AL NUEVO EMPLEADO
Llegar a un nuevo puesto de trabajo ya puede ser estresante de por sí. Y todavía más si no se conoce a nadie en la nueva empresa. Aunque el nuevo empleado sepa cómo desempeñar sus tareas, es una buena idea asignarle un tutor o compañero que lo acompañe o que simplemente esté a su lado para cualquier duda o pregunta que le surja. Así, el nuevo empleado se sentirá respaldado y la persona que reciba esta misión se sentirá importante. Ésta debe ser una persona empática y amable que lo ayude a integrarse fácilmente.

4. ASIGNAR ROLES AL NUEVO EMPLEADO
Es importante que el empleado pierda la vergüenza inicial que pueda tener y se sienta parte del grupo. Anímale a participar y a organizar actividades divertidas y en las reuniones no te olvides de preguntarle qué piensa y escuchar lo que tenga que decir. Cada vez que haya

alguna actividad planeada para fomentar la cooperación entre el equipo, asígnale un papel o tarea a desempeñar y hazlo sentir valorado. De esta manera, tanto tú como el resto del equipo van a conocerlo a mejor poco a poco y él va a sentirse integrado y valorado.

5. MANTENER CONTACTO CERCANO CON EL EMPLEADO
Los expertos recomiendan mantener contacto cercano con los empleados y asegurarse que cuenten con los instrumentos necesarios para trabajar en un ambiente óptimo. Puedes apoyarte con esta agenda de inducción y pedir al colaborador que administre las fechas de cada evento importante que tenga ver con su integración en la empresa durante las primeras dos semanas.


Ten en cuenta que todo el mundo necesita un período de adaptación y por eso tienes que hacer una evaluación cada 15 días durante los primeros meses, para ver cómo se desempeña el nuevo empleado y conocer sus dudas, preocupaciones o inquietudes. 


Este formato para la evaluación del desempeño del trabajador puedes aplicarlo cuando el colaborador haya cubierto sus primeros 30 días o tiempo en que hayan convenido ratificarlo en el puesto. No dudes en invertir tiempo para que el nuevo empleado se sienta parte del grupo y feliz en su primer día en la empresa, así como durante toda su estancia. Con un poco de empatía y sentido común, seguir estos sencillos pasos que hemos comentado hoy te ayudarán a incrementar la felicidad en la empresa y la productividad. 

Reclutadores

Deja un comentario